Lunares

Los lunares, clínicamente llamados nevos, son muy frecuentes, de hecho, la mayoría de las personas tienen por lo menos uno en su piel, llegando en algunos casos a cifras superiores a cuarenta.Clásicamente la forma mas conocida es una mancha marrón oscura, si bien existe una gran variedad de formas y presentaciones las cuales pueden tener distintos aspectos.

Pueden localizarse en cualquier lugar de la piel, aislados o agrupados, y generalmente son lesiones pardo-amarronadas que pueden medir distintos tamaños. El color está dado por la presencia de los melanocitos, las células de la piel encargados de secretar un pigmento, la melanina, responsable del color natural de la piel.

La mayor parte de los nevos aparece antes de los veinte años de vida, y tienen un patrón de crecimiento bastante característico: en el momento que aparecen en general son lesiones amarronadas o negras, planas, semejantes a una peca, con el tiempo van aumentando de tamaño, pueden adquirir pelos, sobreelevarse de la superficie de la piel, y muy lentamente van perdiendo el color hasta desaparecer, como ocurre en la mayoría de los casos alrededor de los 50 o 60 años.

En algunas situaciones particulares los nevos pueden adquirir un color muy oscuro e inclusive aparecer lesiones nuevas, esto ocurre luego de la exposición solar, durante la adolescencia o el embarazo.

Si bien hay que tener claro que en la mayoría de los casos la presencia de nevos no reviste peligrosidad para la salud, aquellas personas que poseen muchos en su cuerpo deben hacer un control periódico de las mismas, observando una seri de características:

  • A : ASIMETRIA: Si se traza una linea imaginaria por la mitad del nevo. A mayor asimetría mayor riesgo.
  • B : BORDES: Si son irregulares, con entradas y saliencias, representan un mayor riesgo.
  • C : COLOR: si éste no es uniforme, o es muy oscuro, representa mayor riesgo.
  • D : DIAMETRO: Los nevos mayores de 5mm son más riesgosos.

Si se observan alguna de estas características en los lunares, debe consultarse inmediatamente al dermatólogo para una correcta evaluación, y decida la conducta a adoptar.

El tratamiento para los Lunares podrá encontrarlo en: