Bioestimulación con ácido hialurónico

El ácido hialurónico es un componente fundamental en nuestro organismo, formando parte del tejido conectivo o de sostén y una parte importante se encuentra en la piel. Debido a sus características absorbe una gran cantidad de agua manteniendo la hidratación y volumen de los tejidos, promoviendo la proliferación celular y realizando una función antoxidante y anti radicales libres.

Uno de los factores que más afecta al envejecimiento es la pérdida del ácido hialurónico, perdidendo volumen, turgencia e hidratación, dando lugar a la aparición de arrugas. Esta mayor degradación aumenta con la edad, la exposición solar, el tabaquismo, etc.

Es por ello, que la revitalización facial con ácido hialurónico restaura y revierte parte de estos efectos. Podemos utilizarlo también para cuello, escote y manos.

Utilizaremos para ello un ácido hialurónico estabilizado, lo que permitirá una mayor permanencia en el tiempo, aunque no se tratará en ningún momento de un ácido hialurónico de relleno, no aportará volumen.

El resultado de este tratamiento es una mayor hidratación facial por la absorción de agua lo que la hace más resistente a los agentes externos deshidratantes, se estimula la producción de colágeno con lo que mejora la elasticidad y densidad de la piel, y disminuye la actividad de ciertas enzimas que degradan e colágeno (se forma más y se degrada menos), mejora la rugosidad y apariencia general de la piel.

El protocolo recomendado es de 3 sesiones espaciadas 4 semanas y psoteriormente se pueden realizar sesiones de mantenimiento a los 6 meses-1 año, en función del grado de fotoenvejecimeinto cutáneo.

El tratamiento puede realizarse mediante aguja o cánula, bajo anestesia tópica o local según la técnica empleada, durando el procedimiento unos 30-45 minutos.

Como efectos secundarios podemos encontrar eritema, edema, hematomas, dolor en lugares de inyección, picor, infección si la asepsia o los cuidados posteriores son inadecuados. La posibilidad de pequeños nódulos puede ocurrir si la inyección es superficial.

Previamente al tratamiento conviene evitar el ácido acetilsalicílico, los anticoagulantes, antiinflamatorios, el alcohol, por mayor riesgo de sangrado.

Debe administrarse crema anestésica en la zona a tratar una hora y media antes, en capa gruesa y cubrir con film plástico, pudiendo repetir la aplicación a la media hora.

Los cuidados post tratamiento incluirían evitar saunas, piscinas, playa, fuentes de calor, exposicion a la luz solar o rayos UV, evitar maquillaje durante 24 horas, evitar ejercicio físico intenso, etc.

Está contraindicado en infecciones activas, embarazo, lactancia, alergia a alguno de los componentes, cicatrizacion hipertrófica o queloidea.