Toxina botulínica

Es una proteína natural purificada, cuya función consiste en la relajación de la musculatura facial, lo que se llama parálisis flácida. Solo es necesario inyectar una porción muy pequeña de este producto para conseguir el efecto deseado, allí donde existan arrugas de expresión, como son las zonas del entrecejo, patas de gallo y frente, consiguiendo la eliminación o atenuación notable de las mismas, previniendo así mismo la aparición de mas arrugas. No tiene efecto en otras zonas de la cara, ni del cuerpo, y debe ser utilizado siempre por un médico especialista en medicina estética, que conozca bien la fisiología muscular de la cara, para que aplique el inyectable justo en la zona adecuada.

¿En qué consiste?

En ningún caso debe considerarse la toxina como un material de relleno, ya que no elimina las arrugas mediante el aporte de volumen, sino que actúa sobre los músculos de la cara relajándolos y disminuyendo el impacto de las contracciones en la piel. Si el médico tiene experiencia y armonía estética, puede conseguir que el paciente mantenga una expresión facial natural, devolviendo además cierta luminosidad y tersura al rostro, ya que desaparecen totalmente o en gran medida, arrugas de expresión marcadas en zonas de pliegues, que son muy poco estéticas.

¿Cómo se aplica?

Se aplica de forma ambulatoria (no requiere postoperatorio) mediante microinyecciones que son prácticamente indoloras y sin anestesia. Inyección superficial en aquellas zonas donde hay arrugas faciales de expresión, de manera muy rápida, no necesitando mas de unos 15 minutos. Finalizado el tratamiento puede volver a retomar la actividad normal inmediatamente, aunque se desaconseja acostarse y hacer ejercicio durante las siguientes cuatro horas. En algunos casos puede aparecer algún pequeño hematoma que fácilmente se puede disimular con maquillaje y desaparece en pocos días. Así mismo, y como en todo tratamiento facial, se aconseja el uso de protector solar, sobre todo en aquellas regiones donde la exposición al sol sea muy alta.

Cada vial de producto debe ser utilizado para un único paciente, no debiendo ser reultilizado para otra persona, debido al riesgo de degradación.

Contraindicaciones. No está indicado el tratamiento con toxina botulínica en los siguientes casos:

  • En personas con una conocida hipersensibilidad a toxina botulínica tipo A o a cualquiera de los excipientes de la fórmula.
  • En caso de miastenia grave o de Síndrome Eaton Lambert.
  • En caso de presencia de infección en los puntos en que se pretende inyectar.
  • En caso de estar embarazada o en fase de lactancia materna.

El tratamiento con Toxina botulínica podrá encontrarlo en: